El arquitecto de los Clérigos – Nicolau Nasoni

Nicolau Nasoni nació en San Giovanni Valdarno el 2 de junio de 1691. Pasó su adolescencia en su ciudad natal, donde su amigo y maestro Vincenzo Ferrati descubrió su gran potencial como diseñador. Decidió llevarlo a Siena y le ofreció la oportunidad de trabajar como aprendiz, lo que le permitió evolucionar a nivel artístico y social.

En 1722, Nasoni partió con destino a Malta donde realizó los frescos del salón noble de la Cancillería de la Soberana Orden de Malta (actual Instituto Italiano de la Cultura) y pintó la bóveda en el albergue de la Orden de los Caballeros (actual Museo Arqueológico Nacional de La Valletta), así como los frescos de la Catedral de São João Baptista. De este período destaca el enorme ciclo pictórico de las galerías del Palacio del Gran Maestre de Malta, en la época, ocupado por el portugués Dom António Manuel de Vilhena.

Nasoni llegó a Portugal, en septiembre de 1725, como responsable de la renovación estética de la sacristía y de la capilla mayor de la Catedral de Oporto. En esta obra, el pintor que trajo a Portugal la novedad de la cuadratura, demostró con maestría la técnica de la pintura en perspectiva ilusoria.

A partir de 1731, con el proyecto para la iglesia y la torre de los Clérigos, la figura de Nasoni pintor dio lugar, definitivamente, a la figura de Nasoni arquitecto y proyectista.

Nicolau Nasoni destacó en dos grandes artes: el arquitectónico y el pictórico. En el norte de Portugal, y principalmente en Oporto, proyectó innumerables edificios religiosos y civiles, que aún hoy definen el panorama arquitectónico de la ciudad.

Murió el 30 de agosto de 1773, y fue enterrado en la Iglesia de los Clérigos.