Torre accesible

En 2015, el edificio de los Clérigos fue reconocido y clasificado como un espacio de referencia en accesibilidades, por el Sistema de Clasificación de Accesibilidad Places4all, asignando al conjunto arquitectónico el distintivo de reconocimiento como espacio de referencia accesible.

Según Places4all el “recorrido interno desde la entrada permite el acceso al Museo, iglesia y sala A+, sin obstáculos. Existe un ascensor como alternativa a las escaleras”. Al no ser posible la subida a la Torre para personas de movilidad reducida, se creó una sala inclusiva, denominada Sala A+, donde se existe un espacio de corcho, de percepción multisensorial, que simula, en tiempo real, la visita a la parte superior de la Torre, mediante la instalación de siete monitores que muestran todo el paisaje.