Torre, símbolo de la ciudad

Una torre con más de 250 años de historia. Por su ubicación y altura, la Torre de los Clérigos cumplió en otros tiempos funciones de telégrafo y reloj para los habitantes de la urbe. En pleno siglo XIX, llegaba una vez a la semana el paquebote inglés "Mala da Inglaterra" - debido a las relaciones comerciales establecidas entre los comerciantes de Oporto e Inglaterra – y mediante el izado de dos banderas en lo alto de la torre, se avisaba a los habitantes de que el barco llegaría en dos días, dándoles tiempo para preparar sus encargos. En ese tiempo también se disparaba desde la Torre un cañón a partir de la meridiana (instrumento que marcaba diariamente el mediodía solar) para avisar a los habitantes de que era mediodía, y que había llegado el momento de cerrar las puertas de sus comercios.

En la historia de la ciudad está arraigada la Torre, bella y altanera, poseedora de unas vistas sobre Oporto que deslumbran a quien disfruta de ellas. Símbolo de la ciudad, la Torre es el tercer monumento más visitado a nivel nacional, y ofrece a todos los que la visitan una experiencia única a más de 75 m de altura.

Los Clérigos promueven también un programa cultural activo que incluye conciertos de música de variadísimos estilos, visitas guiadas al Patrimonio, charlas y conferencias, entre otras actividades de interés local y turístico.